Jornada laboral a la carta

abogados familia

¿Conoces la jornada laboral a la carta? Desde Amagna te explicamos en qué consiste y cómo conseguirla.

La reducción de jornada era la medida típica existente en nuestro ordenamiento jurídico para ayudar a fomentar la conciliación laboral y familiar, sobre todo en caso de tener hijos menores, pero la aparición de la modificación del artículo 34.8 del Estatuto de los trabajadores.

Jornada a la carta

Aparece una nueva jornada que se ha llamado de manera cotidiana: la jornada a la carta. Esta tipología de jornada provoca que los trabajadores puedan solicitar que su jornada de trabajo se adapte, en función de sus circunstancias familiares, en duración y distribución de su jornada, incluso teniendo la posibilidad del uso del trabajo a distancia.

Dicha medida ocasiona tres solicitudes posibles que son las siguientes:

  • Posibilidad de adaptar la duración de la jornada.
  • Posibilidad de modificar la distribución de la jornada y de la ordenación del tiempo de trabajo como puede ser mediante:
    • Solicitar un turno concreto,
    • Solicitar la flexibilidad de inicio y fin de jornada,
    • Solicitar que no se le aplique un sistema rotativo,
    • Solicitar la jornada diurna y no nocturna,
    • Entre otras, y, además,
  • Posibilidad de prestar su trabajo a distancia por horas o días.

Solicitar la jornada a la carta

Pero, ¿cómo solicitar la jornada a la carta? El trabajador tendrá que solicitar de manera expresa a la empresa su proposición de nueva jornada, pero sobre todo explicar los motivos de los que se deriva su necesidad de conciliación.

Una vez presentada la solicitud, la empresa dispone de 30 días, según la ley, para resolverlo, dictaminando su decisión de manera escrita y argumentando las razones de su decisión. Es un proceso de negociación donde la empresa puede, o bien aceptar la solicitud, denegarla o proponerle una solución diferente.

Derecho a la jornada a la carta

Si la empresa rechaza la petición y el trabajador considera vulnerado su derecho a la jornada a la carta, dispone de 20 días para presentar una demanda ante el Juzgado de lo Social, que cuentan desde la fecha en que se le comunica la negativa por parte de la empresa, de manera que deja en manos de la jurisdicción social la solución.

Todo ello, puede convertirse en instrumentos de gran ayuda para aquellas personas que de verdad necesiten esas medidas para llevar a cabo correctamente sus laborales tanto profesionales como personales, sin ningún tipo de problemas.

En este sentido, existen muchos factores a tener en cuenta, principalmente la dimensión de la empresa (a mayor dimensión más difícil es denegar la petición) o las circunstancias particulares de la persona trabajadora.

Por su parte, los jueces lo tienen claro, la clave de este derecho es la ponderación es decir la justificación de las necesidades de cada una de las partes. Por ejemplo, no es lo mismo solicitar el turno de mañana en una empresa donde existen 50 trabajadores que solicitarlo en una empresa donde solo hay dos personas, una en cada turno.

También es muy importante acreditar las circunstancias del trabajador, por ejemplo, en caso de que se solicite para cuidar de los hijos será importante justificar la edad de los menores, jornada de la pareja (en caso de tenerla) y distancia de la escuela al trabajo.

Por último, en caso de que se quiera solicitar este derecho, recomendamos contratar a un abogado laboralista experto en la materia por dos motivos. Uno es conseguir nuestro objetivo sin tener que acudir a un juicio posterior. En caso de que se tenga que acudir a juicio, la segunda razón para contar con un abogado es que las posibilidades de existo sean más elevadas, ya que la clave de estos juicios es la justificación previa, que de no hacerse por parte de un profesional podría lastrar nuestras expectativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat