Despido como represalia

abogados gratis

¿Sabías que las empresas que utilizan el despido como represalia acaban «pagando el pato»?

Pues sí. Existe una importante presunción de que un despido ocurrido poco después de que un trabajador demande o denuncie a su empresa se debe a una represalia y se califica como despido nulo.

Es evidente que en las relaciones laborales existe un desequilibrio. Por eso, con el objetivo de equilibrar este tipo de relaciones nuestra normativa laboral es más protectora con los trabajadores ante un despido por represalia.

Despido nulo por represalia

Históricamente, el principal miedo de un trabajador es ser despedido. Por ello, muchas veces cuando estos se ven involucrados en una situación injusta e ilegal optan por no demandar o denunciar a sus jefes o a sus empresas, porque temen ser despedidos como venganza o represalia.

Pese a la creencia popular si eres despedido como venganza por haber demandado o denunciado a tu empresa tu jefe esta en un buen lío. Lo más probable es que se declare un despido nulo por represalia.

Como es por todos conocidos, los españoles tenemos ciertos derechos protegidos por la Constitución Española (en adelante CE). Uno de los derechos más importantes que tenemos es el acceso a los tribunales, de acuerdo con el artículo 24 de la CE.

Todas las personas tienen derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda producirse indefensión.

Este artículo es bastante claro, nadie puede impedir que acudas a los tribunales. Pues bien, en el caso de que tu empresa te despida por demandarla, denunciarla o similar habrá vulnerado tu derecho a la tutela judicial efectiva, lo que en laboral se conoce como tu garantía de indemnidad.

El Tribunal Supremo (en adelante TS) ha fallado en numerosas ocasiones a favor de los trabajadores. Por citar una sentencia podemos referirnos a la STS 23 de octubre de 2019 Núm. 730/2019. En esta sentencia, el Alto Tribunal apunta que anunciar posibles reclamaciones justo antes de ser despedida es indicio suficiente para considerar que se vulneró la garantía de indemnidad de la trabajadora por parte de la empresa.

Las consecuencias para la empresa serán demoledoras, deberá pagarle al trabajador despedido todos los salarios que no le pagó desde que le despidió hasta que se dicte sentencia firme. Además, deberá readmitir al trabajador en su antiguo puesto de trabajo y lo más seguro es que deba pagarle una indemnización por los perjuicios causados.

Por último, en caso de que el trabajador no quiera reincorporarse a su puesto de trabajo se le abonaran todos los salarios desde su despido a la sentencia y una indemnización superior a la legal, la cual dependerá de la negociación entre sus abogados.

Si tu empresa en la que trabajabas te ha despido como represalia y necesitas asesoramiento legal, puedes contactar con un abogado laboralista de Amagna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat